psicología y diabetes

Cuando se tiene el diagnóstico de  diabetes, hay una serie de emociones y pensamientos que se movilizan. En qué dirección lo hacen, determinará qué tanto se adquiere el compromiso de adherirse al tratamiento.

Es aquí donde entra la psicología : o se acepta y se enfrenta la situación, o se huye de ella. ¿de qué depende?

Depende del manejo de creencias y emociones. Por ejemplo, ante la situación “alto nivel del glucosa”, se puede pensar “nunca conseguiré controlarla” y lo que se sentirá será tristeza o enojo, y ante ese sentimiento la acción será “abandonar o no hacer nada”. Pero si por el contrario, ante la misma situación, se piensa ” reducir mi consumo de azúcar no es un castigo, es un plan de alimentación saludable” o “mis esfuerzos me traerán beneficios”,  el sentimiento que se despertará será de optimismo, satisfacción, y por tanto, la acción a seguir será “evitar productos con alto nivel glicémico”.

Esto es válido también cuando hablamos de prevención.

Se puede elegir: me cuido y autorregulo, o me dejo derrotar por mis creencias erróneas.

PEA

 

“movilización contra la diabetes”

Esta semana se ha celebrado el día de la movilización contra la diabetes. Un día que nos hace reflexionar sobre cómo, a través de nuestras decisiones, podemos hacer de nuestra vida, una vida saludable,plena de bienestar tanto físico como mental.

El libro”Tout savoir pour être en bonne santé”(“Todo lo que hay que saber para estar en buena salud”) de Alix Lefier-Delcourt, nos deja varias ideas de cómo cuidarnos, que son pertinentes cuando reflexionamos sobre tantas enfermedades que nos acechan, particularmente la diabetes.

Podemos dividir en cuatro grandes áreas sus consejos:

ALIMENTACION

·         Limitar el consumo de sal, azúcar y aumentar el de legumbres, frutas.

·         Poner color al plato. Escoger entre verduras y frutas anaranjadas, verdes, moradas, rojas, blancas, beige.

·         Tomarse el tiempo de comer, sin hacer otra cosa.

·         Tomar en cuenta la forma de cocinar los alimentos(por ej, cocinar al carbón es más tóxico que cocinar al vapor)

·         Revisar el índice glucémico de los alimentos.

·         Añadir semillas y cereales a nuestra dieta (avena en lugar de corn flakes).

·         Tomar mucha, mucha agua.

EJERCICIO

·         Practicar un deporte o hacer alguna actividad física, por lo menos 30 minutos diarios.

·         Moverse, subir escaleras, trabajar en casa, caminar, etc. hace más lento el proceso ligado al envejecimiento e impide la aparición de enfermedades neurológicas.

·         Hacer ejercicio disminuye el riego de sufrir una depresión.

·         Consultar las contraindicaciones de cada práctica deportiva de acuerdo a la condición de cada uno.

·         Hacer calentamiento antes del ejercicio.

·         Practicar estiramientos.

 

SUEÑO

·         No dejar que pase el tren del sueño.

·         Hacer una siesta entre 10-20 minutos.

·         Mantener la regularidad de las horas de sueño incluso en fin de semana o vacaciones.

·         Evitar las pantallas a la hora de dormir pues tienen un efecto negativo sobre la producción de la hormona del sueño (melatonina).

·         Evitar en la cena estimulantes como la cafeína.

·         Mantener un ritual del sueño, que indique a la mente y al cuerpo que se acerca la hora de dormir.

 

 

 

 

GESTOS HIGIÉNICOS

·         Lavarse las manos cuando corresponde: antes de preparar alimentos, antes de comer, después de ir al baño, después de tocar dinero, etc.

·         Lavar la ropa de cama 1 vez por semana, los edredones y almohadas, 1 vez al mes.

·         Taparse la boca al toser o estornudar.

·         Cambiar cepillo de dientes, al menos cada 3 meses. Debe cuidarse la boca.

·         Cubrirse la boca y la nariz cuando haga mucho frío.

·         Hacerse  chequeos médicos.

 

 

 

 

 

 

 

El autor menciona que debemos escuchar a nuestro cuerpo,que nuestros hábitos pueden aumentar nuestra esperanza de vida o disminuirla.
Y como corolario, no hay que olvidar la relación entre mente y cuerpo, que hace vital que le digamos “NO” al estrés,tratando de ser optimistas y generosos con los otros, pues estas dos cosas, son de los mejores antídotos para la preocupación: “Si usted está bien en su cabeza, estará bien en su cuerpo” termina diciendo el autor.

programa de promoción de valores ciudadanos

La violencia nos rodea ,¿qué podemos hacer al respecto?

Educar…educar en una cultura de paz donde los valores de respeto, tolerancia y solidaridad prevalezcan para lograr una convivencia armoniosa.

La familia y el colegio, estamos llamados a formar niños y jóvenes que caminen en ese sentido. Es por eso que durante todo el año escolar se implementará un programa de promoción de los valores ciudadanos para los niveles de séptimo y octavo grado, en el cuál la implicación de los padres es sumamente importante.¿Por qué estos niveles? porque es a estas edades, por sus características propias,en las que se hace muy importante desarrollar competencias para la sana resolución de conflictos.

La licenciada Soraya López, educadora social,  llevará a cabo la implementación del programa. Queremos compartir con todos ustedes de qué se tratará a través de la siguiente presentación. Esta será una prueba piloto, que según los resultados que se obtengan, podrá extenderse a otros niveles.

HABILIDADES SOCIALES: educar para las relaciones sociales

¿Qué son las habilidades sociales?

Son un conjunto de capacidades que permiten el desarrollo de un  repertorio de acciones y conductas que hacen que las personas se desenvuelvan eficazmente en lo social.  Son imprescindibles para la adaptación de los niños y niñas al entorno en el que se desarrollan sus vidas, y posteriormente estas habilidades les van a proporcionar las herramientas para desenvolverse como adultos en la esfera social.

Las habilidades sociales no son innatas, son aprendidas y se desarrollan en la relación con otras personas. Se van formando a partir de un repertorio de creencias, sentimientos, ideas y valores, que son la base de la conducta social: las personas interpretan las situaciones y deciden cómo actuar. Son necesarias para el desarrollo integral de las personas ya que aprende a interactuar con los demás.

 

¿Cuáles son las habilidades sociales básicas?

  • Apego: capacidad de establecer lazos afectivos con otras personas
  • Empatía: capacidad de ponerse en el lugar del otro y entenderle.
  • Asertividad: capacidad de defender los propios derechos y opiniones sin dañar a los demás.
  • Cooperación: capacidad de colaborar con los demás para lograr un objetivo común.
  • Comunicación: capacidad de expresar y escuchar. Sentimientos, emociones, ideas, etc.
  • Autocontrol: capacidad de interpretar las creencias y sentimientos propios y controlar los impulsos.
  • Comprensión de situaciones: capacidad para entender las situaciones sociales y no tomarlas como algo personal, o culparse de determinadas cosas.
  • Resolución de conflictos: capacidad para interpretar un conflicto y sacar alternativas de solución al mismo.

Estas habilidades sociales se aprenden y desarrollan en los primeros años de vida, por medio del proceso de socialización que lo niños van teniendo en la interacción con otros. Se aprenden por la experiencia directa, es decir por las experiencias que los pequeños van viviendo; por imitación,  a las conductas sociales que observan de los adultos más cercanos y por los refuerzos sociales que obtengan por sus conductas.

 

Consejos para desarrollar las habilidades sociales

Las habilidades para afrontar con éxito de forma sana las relaciones con los demás se desarrollan progresivamente a lo largo de la infancia y la adolescencia. En este periodo se producen las estrategias que van a ser las bases de las futuras relaciones de adultos, ya sean de amistad, de pareja, laborales, etc.

Por ello debemos prestar especial atención al desarrollo de estas capacidades.

  • Cuida la autoestima. Ayúdales a formar una imagen positiva de sí mismos. Tendrán la fuerza para desenvolverse socialmente y no culparse de aquellas situaciones que no son positivas para ellos. Para ello critica la acción y no a la persona; propónles metas pero que sean adecuadas; utiliza los elogios pero que sean realistas.
  • Transmite valores. Deben aprender a valorarse a sí mismos y a los demás. Enséñales a respetar, tolerar y escuchar.
  • Sirve de ejemplo para ellos. En tus relaciones con ellos y con los demás, actúa de forma coherente y transmitiendo lo que quieres que hagan ellos.
  • Habla con ellos y trabaja las creencias e ideas que tienen. Ante determinadas situaciones sociales que te ocurran a ti o a ellos explícales la situación, ayúdales a entender. Si por ejemplo alguien nos contesta mal, debemos explicar a los niños y niñas que esa contestación probablemente no tenga que ver con nosotros, simplemente las personas tienen sus vidas y probablemente estén enfadados por algo. No debemos por tanto tomarlo como algo personal, pero tampoco debemos dejar que nos hablen mal. Enséñales entonces con tu ejemplo a responder a estas situaciones de forma asertiva.
  • Fomenta la capacidad de escuchar y entender a los demás. Para ello escúchales tú a ellos y enséñales a escuchar a los demás. Que entiendan que podemos aprender muchas cosas si escuchamos lo que los demás nos dicen.
  • Emplea los refuerzos. Refuerza socialmente aquellas conductas adecuadas, como escuchar al otro o responder con educación, en esos casos interactuamos socialmente con los pequeños y refuerza negativamente las conductas inadecuadas, los gritos, la falta de escucha, etc. no interactúes con ellos en estos casos.
  • Procura dotar a los niños y niñas de un ambiente rico en relaciones. Es importante que los pequeños tengan diferentes experiencias sociales, para que experimenten, aprendan y pierdan el miedo a determinadas situaciones.
  • Anima a los pequeños a participar en diferentes grupos o hacer actividades con otras personas, sin que sea necesaria tu presencia. Es importante que los niños y niñas aprendan a desenvolverse solos, sin la protección de las figuras de los adultos.
  • Cuando los pequeños pasen por alguna situación social de rechazo o negativa de alguna manera, debes dejar que pasen por ellas, pero explícales la situación.

 

 

 

 

 

CONVIVENCIA ESCOLAR

Al comenzar el año, además de formar  buenos hábitos de trabajo en nuestros hijos, también debemos prepararlos para el manejo de conflictos, inevitables cuando se convive con otros.

Los conflictos surgen como parte de las diferencias entre los seres humanos. El respeto, la tolerancia, la empatía, son indispensables para resolverlos “sanamente”. De otra forma, se caería en lo que es el acoso escolar, un mal que debemos erradicar.

Pero, ¿Qué es el acoso escolar?

acoso escolar

formas de acoso

por que acoso       consecuencias acosoremediación   prevenciónquien tiene la razón cultura de paz